La migración de empresas extranjeras a países vecinos, pone en precaria los capitales y la recepción de los flujos de inversión extranjera en Honduras como consecuencia de la inseguridad jurídica, la corrupción y la criminalidad.

“Tenemos conocimiento de la empresa Lala, que está operando en Nicaragua, no sabemos de las posibles migraciones de otras inversiones, si nos preocupa sobremanera, por eso estamos hablando del plan Honduras 20/20 y la competitividad en este momento”, expresó Luis Larach, presidente del COHEP.

A esto se suma el alto costo de la energía eléctrica y los racionamientos, lo que provoca falta de competitividad, ubicando a Honduras en el tercer puesto en recepción de inversión extranjera de la región, con un crecimiento mínimo de un 4.8 por ciento para este año.

Pese a las iniciativas gubernamentales para traer y mantener la inversión extranjera y la mejora en la calificación de riesgo país de B3 a B2, la realidad dice otra cosa.

“Cualquier inversión que se vaya del país preocupa, no debería de pasar, Honduras debe estar abierto al establecimiento de cualquier negocio que de forma legal venga a producir fuentes de empleo e inversión en el país”, apuntó Mario Pérez, secretario del Congreso Nacional.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), recomienda dinamizar la inversión extranjera y nacional e incrementar la productividad de Honduras para retomar una senda de crecimiento sostenido y sustentable en el largo plazo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *