“Si, al mes de mayo llegábamos a los 500 cierres de negocios, más lo que va en este mes de Junio que ya van aproximadamente 27 negocios, el 100 por ciento de estos cierres atiende a que a los contribuyentes o usuarios que visitan no se están entregando factura”, expresó un representante del SAR.

El incumplimiento de la normativa tributaria lleva a una penalización, en este caso al cierre de un negocio, porque se ha violentado la norma, un pacto fiscal con la Administración Tributaria y también con la población misma.

“No extender una factura que lleva algunos indicios de ilegalidad o no están adscritos al régimen de facturación es darle la espalda a Honduras, no querer contribuir con el desarrollo de las diferentes políticas públicas a nivel nacional”, apuntó.

Las medidas drásticas que ha tenido el nuevo sistema de Administración de Rentas, están provocando un mal clima de negocios, tanto en la capital como en el resto del país.

“Le da temor al empresario, regularizarse, formalizarse y aquí hemos tenido algunos casos que nos han dicho, somos pequeñas empresas en las que normalmente el dueño es el gerente, es el que compra, es el que produce y es el que lleva la contabilidad y formalizarse es un proceso de aprendizaje y tiene una curva importante y les da temor cuando viene cualquier autoridad tributaria y les cierra el negocio a veces por razones de forma y no de fondo”, comentó David Jerezano, asesor presidencial.

En el periodo del 2015 al 2016t, el crecimiento de empresas fue positivo, no obstante, las acciones emprendidas por la nueva administración tributaria, ha provocado que se estanque dicho crecimiento.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *