Parte de los militares que intentaron un golpe de Estado en Turquía ingresaron en las respectivas sedes del canal CNN Türk y del diario Hürriyet, detuvieron su funcionamiento y tomaron un número indeterminado de rehenes.

“Esto es todo, nos tenemos que marchar”, manifestó un presentador ante la presencia de los soldados, segundos antes que finalizara la emisión. A través de Twitter la cadena informó que todos salieron y se muestra el estudio de televisión vacío.

El director general de la cadena, Erdogan Aktas, precisó en la red social que un grupo de civiles entró en la instalación para intentar repeler las acciones de los militares.

En el caso de Hürriyet, no se han precisado detalles sobre la situación. El diario solo especificó en su portal web que los rehenes son periodistas.

Hasta los momentos, no se ha informado sobre la situación de los rehenes, mientras que ambos medios continúan sus labores en las redes sociales e Internet.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseveró desde Estambul que el golpe de Estado fracasó y el Gobierno sigue en funciones.

Previamente, el jefe de Estado advirtió que los militares “pagarían caro” la sublevación, que ha provocado una serie de choques en las calles entre los seguidores de Erdogan y las fuerzas milicianas.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *