Una despiadada mujer habría partido en pedazos a su propio hijo recién nacido y luego lo enterró en el barrio El Tablón Arriba, Valle de Ángeles, Francisco Morazán.

Según versiones de los vecinos del lugar, fueron los perros que olfatearon las partes del cuerpecito del recién nacido y empezaron a halar en sus hocicos, los restos humanos.

Autoridades de la Policía Nacional, iniciaron las investigaciones en el caso, para poder dar con el paradero de la madre que asesinó de esta forma a su recién nacido.

Noticia en desarrollo…

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *