Continúan los incendios en la capital de Honduras, el denominador común de estos incendios es la mano criminal los “pirómanos”, la fiscalía hasta esta fecha no tiene ningún indicio de responsabilidad de quien o quienes se han propuesto terminar con los pulmones de Tegucigalpa.

Las llamas acaban de manera definitiva con los pinos o arboles recién nacidos, terminando con el ciclo de regeneración natural de los bosques,”recordemos que la parte viva del árbol donde se genera el crecimiento es la punta del árbol, si el árbol está muy pequeño y viene una llama de un metro, prácticamente mataría totalmente un árbol”, explicó Ángel Zepeda jefe del departamento de protección forestal.

El comandante del cuerpo de bombero Jaime silva considera que es necesario la implementación de un programa de guarda bosques para esta época de verano, con el objetivo de resguardar las áreas protegidas del país.

Para que un árbol crezca se necesitan no menos de 10 años de vida, lastimosamente el fuego los destruye en segundos. En Honduras la mayor parte de los bosques es de pino y el gorgojo descortezador ya efecto gran parte de ellos y lo que quedo los incendios forestales están acabando con ello.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *