El deseo de superación y estudiar para obtener un título surgió entre las rejas del penal de Choluteca para decenas de privados de libertad que con esfuerzo y dedicación hoy logran culminar una etapa de su vida con éxito a pesar de la complicada situación en la que se encuentran.

César Augusto Osorio, uno de los nuevos profesionales, dijo que al llegar al centro penal tan solo contaba con la primaria “Yo creo que si no hubiese caído preso ya no existiera porque llevaba una vida desordenada, pero Dios me ha dado la oportunidad de cambiar y ahora pienso hasta en formar una familia”.

De acuerdo al recluso, aún quedan decenas de personas en la cárcel que sueñan con estudiar y los que ya completaron la secundaria, aseguran que les gustaría llegar a las aulas universitarias.

“En mi caso me encantaría ser un psicólogo para ayudar a otras personas., ojalá el gobierno, dentro de las medidas de rehabilitación, nos permitiera recibir la formación universitaria”, dijo el entrevistado.

El director del Centro Penal, Salomón Ferrera, dijo sentirse contento de participar en las graduaciones de los reclusos, en esta tercera promoción de graduandos se encuentran ocho bachilleres y 20 técnicos en refrigeración.

El centro penal alberga a 105 reclusos en el proyecto de formación educativa, a la fecha se han graduado 180 entre bachilleres y técnicos en refrigeración y electricidad desde que inicio este proyecto.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *