LAUSANA, SUIZA.- Corea del Norte, que boicoteó en 1988 los Juegos de verano de Seúl, desfilará junto a su vecino del Sur, anfitrión en febrero de la cita olímpica de invierno, en la ceremonia de apertura, tras largas conversaciones entre dos Estados que oficialmente siguen en guerra y un acuerdo cerrado ayer sábado en Lausana.

En total 22 deportistas norcoreanos participarán en tres deportes (esquí, hockey y patinaje sobre hielo), con un equipo coreano ‘unificado’ para el torneo de hockey sobre hielo femenino.

Medida espectacular pero no inédita, las dos Coreas desfilarán juntas en la ceremonia de apertura, bajo una bandera que representará la península unida, como ya hicieron en los Juegos de Sídney 2000, Atenas 2004 y Turín 2006. “Todos los norcoreanos se hospedarán en la Villa Olímpica”, añadió el Comité Olímpico Internacional (COI).

Corea del Norte, potencial militar y nuclear, está lejos de tener peso en el deporte de invierno, con solo dos medallas desde su primera participación olímpica en 1964 en Innsbruck.

El acuerdo de este sábado llega tras un año de fuertes tensiones en la península, alimentadas por los múltiples tiros de misiles y los ensayos nucleares efectuados por Corea del Norte. El éxito de la diplomacia deportiva ofrece una ventana a la esperanza.

“Los Juegos de Pyeongchang quizás abran un futuro más sonriente en la península coreana”, señaló el presidente del COI Thomas Bach, añadiendo que el acuerdo sellado en la capital olímpica marca “un momento histórico tras un largo proceso”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *