El Director de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), Suguru Nakane, recibió una condecoración denominada “Orden Francisco Morazán en el grado de Comendador”, en reconocimiento a la cooperación que brinda el gobierno del Japón y al trabajo que realizan los voluntarios de JICA en el territorio hondureño.

La ceremonia oficial se llevó a cabo durante la inauguración de la Plaza Japón celebrada a inmediaciones de la “Basílica de Nuestra Patrona la Virgen de Suyapa”.

Es importante mencionar que también se condecoró al Viceministro Parlamentario de Asuntos Exteriores de Japón, Mitsunari Okamoto, con la “Orden Francisco Morazán en el grado de Gran Cruz Placa de Plata”; quien visitó al país para reunirse con representantes de la Embajada del Japón, JICA y autoridades del actual gobierno hondureño.

Las condecoraciones fueron otorgadas por la Canciller María Dolores Agüero Lara y el Alcalde Capitalino Nasry Juan Asfura Zablah, en donde las autoridades hondureños expresaron su agradecimiento al gobierno y pueblo de Japón por la importante ayuda que brindan a este país.

Cabe destacar que dentro de la agenda protocolar, también se contempló la colocación de una ofrenda floral en memoria de tres voluntarios de JICA, en Jardines de Paz Suyapa.

El Programa de voluntarios es un esquema de colaboración que se realiza en forma directa y humana, de persona a persona. JICA reitera su disposición de continuar con la estrecha relación de amistad, intercambiar estilos de vida, cultura y conocimientos; al trabajar de la mano para construir colectivamente un mundo mejor para todos.

En Japón, el 20 de abril de 1965 inició el Programa de Voluntarios Japoneses para la Cooperación Extranjera. El primer grupo partió de tierras niponas y fue conformado por 26 voluntarios asignados a las naciones en desarrollo del Asía; con el paso de los años, el programa fue creciendo y brindando asistencia a diversos países. Actualmente, se encuentran 39 voluntarios japoneses en tierras hondureñas.

Los tres objetivos principales del Programa de voluntarios de JICA son: Cooperar en el desarrollo socioeconómico y la reconstrucción de los países en vías de desarrollo; promover la buena voluntad internacional, profundizar el entendimiento mutuo y desarrollar las perspectivas internacionales y retroalimentar esta experiencia con la comunidad japonesa.

Por su parte, la Canciller hondureña manifestó que Japón es un país referente y emblemático por excelencia en lo que se refiere a ser solidarios, y en Honduras conocemos muy bien lo que significa la solidaridad de los japoneses, por lo que mantenemos nuestro permanente agradecimiento por la oportuna ayuda y la cooperación que nos brinda Japón.

Asimismo, el edil capitalino enfatizó que “La plaza japonesa que se inauguró es un monumento que también viene adornar la ciudad y será otro vinculo cultural para fortalecer aún más nuestros lazos de amistad, cooperación y apoyo con nuestros pueblos, que iniciaron esta hermandad hace 83 años que comenzaron las relaciones diplomáticas”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *