Desde la perspectiva de la sociedad civil la reelección del abogado Óscar Fernando Chinchilla Banegas, como Fiscal General de la República de Honduras, fue una “decisión acertada” del Congreso Nacional y la misma genera “certidumbre y confianza” de que lo mucho que se ha logrado en la lucha contra la criminalidad, delincuencia y corrupción no se revertirá.

Omar Edgardo Rivera Pacheco, coordinador de advocacy de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), dijo que “desde el sector no gubernamental confiamos que el segundo mandato de Chinchilla Banegas, será igual o mejor que el actual; estamos seguros que le dará continuidad a lo bueno de la gestión que hoy culmina y enfrentará con responsabilidad e ingenio los retos del próximo quinquenio”.

“En el MP, se han impulsado innovadores procesos de reorganización, creación de nuevas unidades fiscales y modernización del marco reglamentario interno y contratación de personal sobre la base de la meritocracia, que han facilitado el cumplimiento del mandato constitucional de representar los intereses de la sociedad; son logros dignos de subrayar y avances que no pueden tener punto de regresión” manifestó.

Del mismo modo, Rivera Pacheco, consideró relevantes los logros del actual titular del MP, en el “descabezamiento de los principales cárteles del narcotráfico, el desmantelamiento del andamiaje financiero de las maras y pandillas, y la lucha por identificar redes corruptas que han drenado el presupuesto del Estado; del mismo modo, en la última media década se han fortalecido las capacidades del MP, mediante la creación de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), y el rediseño de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico y la Dirección General de Medicina Forense”.

“Se han hecho las cosas bien, habrá que garantizar que todo esto no se venga abajo, y con el liderazgo de Chinchilla Banegas, y el acompañamiento de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), eso será una realidad” expresó.

RETOS Y DESAFÍOS DEL SEGUNDO MANDATO DEL FISCAL GENERAL DE LA REPÚBLICA

El directivo de la ASJ, consideró que entre los principales retos y desafíos del Fiscal General de la República, Óscar Fernando Chinchilla Banegas, en su nuevo mandato como titular del MP, se encuentran el robustecimiento de las capacidades de las diferentes fiscalías especiales y unidades de investigación criminal, el mejoramiento en la especialización de dependencias que atienden delitos de última generación y grupos colocados en situación de vulnerabilidad, la depuración del personal que labora en la entidad y una mejor articulación con otras instituciones contraloras del Estado y operadoras de justicia.

“Se debe impulsar una integral reforma de los procesos internos a fin de responder de forma más eficiente y efectiva a las demandas ciudadanas; además, se hace indispensable repotenciar las capacidades institucionales del MP, especialmente buscando aumentar la asignación de recursos presupuestarios, logísticos, tecnológicos y materiales; ese fortalecimiento debe priorizarse en unidades especializadas que requieren más recursos para masificar su presencia en todo el territorio nacional y contar con las capacidades propias de la naturaleza de las mismas, tal es el caso de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Dirección General de Medicina Forense”.

De la misma manera, Omar Rivera, recomendó “ampliar y mejor la oferta de servicios a grupos colocados históricamente en situación de vulnerabilidad” que permanentemente están sometidos a fenómenos de violencia y obstrucción para el goce de sus derechos humanos; “debe fortalecerse las fiscalías especiales de derechos humanos y las que atienden a la niñez, mujeres y pueblos indígenas, así como las unidades que investigan las muertes violentas de la comunidad LGTB”.

Por otro lado, sugiere evaluar el desempeño y certificar la idoneidad y confianza de los recursos humanos que laboran en el MP; “debe ser una tarea ineludible y fundamental del Fiscal General en su nuevo mandato garantizar que los mejores empleados son habilitados a continuar en sus tareas y los que no tienen el adecuado perfil profesional o los que han incumplido sus deberes o han cometido actos reñidos con la Ley deben salir de la estructura” planteó.

Finalmente, Rivera, estableció como reto mejorar el trabajo conjunto con otras instituciones del Estado para garantizar éxito en la lucha contra bandas del crimen organizado y redes de corrupción; “una mayor coordinación, articulación y complementariedad con el Tribunal Superior de Cuentas (TSC), Policía Nacional y la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII), entre otras entidades del Estado, garantizará resultados positivos en la persecución penal del delito”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *