noviembre 25, 2020

RALEIGH.- Biólogos estadounidenses presentaron nuevas evidencias potenciales de que las ondas de radio utilizadas en el funcionamiento de los teléfonos celulares 2G y 3G pueden provocar cáncer de corazón, hígado y algunos otros órganos, informa el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de EE.UU.

“Las exposiciones utilizadas en los estudios no pueden compararse directamente con la exposición que experimentan los humanos al usar un teléfono celular”, subrayó John Bucher, científico principal del Programa Nacional de Toxicología (NTP, por sus siglas en inglés), citado por el diario científico EurekAlert.

“En nuestros estudios, las ratas y los ratones recibieron radiación de radiofrecuencia en todo el cuerpo. Por el contrario, las personas en su mayoría aplican el teléfono a un punto específico de su cabeza. Además, los niveles de exposición y la duración de nuestros estudios fueron mayores que los que suele experimentar la gente”, añadió.

Según los investigadores, la exposición de los animales a las ondas de radio con una frecuencia de 900 y 1.900 megahercios “mostró claramente que estas formas de radiación, codificadas en un formato móvil, son cancerígenas”. Los científicos observaron la aparición de una cantidad significativamente mayor de tumores en el cuerpo (especialmente en el corazón, el cerebro y el hígado) de estos ratones y ratas que en el grupo de control.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *