noviembre 23, 2020

Tegucigalpa – El obispo auxiliar de la diócesis de Tegucigalpa, monseñor Juan José Pineda, advirtió que “nadie puede impedir que Honduras camine por la senda del desarrollo”, al momento de suscribir el Pacto por Honduras, que impulsa el presidente electo, Juan Orlando Hernández.

En el acto de suscripción del pacto, Pineda y el presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, pastor Alberto Solórzano, llamaron a la unidad de los hondureños y trabajar por desarrollar al país.

En un día histórico para el país, representantes de las organizaciones obreras, campesinas, empresa privada, sociedad civil, iglesias, medios de comunicación y universidades, se sumaron al Pacto por Honduras.

Diálogo y reconciliación.

Tras firmar el documento, monseñor Pineda expresó que mediante el pacto, se les pide ver al país con una actitud de corresponsabilidad compartida, pues “nadie puede impedir que Honduras camine por la senda del desarrollo”.

El líder religioso destacó la necesidad urgente de que todos los hondureños participen en este esfuerzo para que en el país se promueva la justicia social.

Recomendó a los que tienen rencores por ideologías, que busquen el diálogo, la comunión, el perdón y la reconciliación porque duele ver cómo los hondureños cargan distintas formas de odio.

“No podemos permitir que nos roben el ideal de la reconciliación porque si no hay justicia en Honduras, no habrá paz, progreso ni equidad, y si no hay eso, no habrá Honduras”, advirtió.

Un nuevo inicio para Honduras.

Por su parte, el pastor Alberto Solórzano, expresó que “entre mayores sean los problemas, mayor debe ser la fe en el país y más el deseo que como hondureños podamos enfrentar los problemas con unidad”.

Señaló que este tiempo requiere de grandes sacrificios y sólo unidos se podrá construir un mejor mañana y que con esfuerzo, transparencia y trabajo, tendrán su acompañamiento, con actitud vigilante y objetiva, sin intereses mezquinos porque no representan al Partido Nacional, sino a Honduras”.

“Que este Pacto por Honduras, marque el inicio de un nuevo camino de nuestra nación, con la certeza que sólo unidos podemos salir adelante”, demandó Solórzano.

Por su parte, el presidente electo, Juan Orlando Hernández, manifestó que su aspiración es “heredar a los hijos y a los hijos de nuestros hijos, una Honduras en la que podamos vivir en paz y en tranquilidad”.

Recordó que el pueblo hondureño fue a elecciones y escogió el camino del respeto mutuo, el entendimiento, el diálogo, la esperanza, los principios cristianos y de la fe que sí se puede construir una Honduras diferente.

“El pueblo hondureño rechazó en las elecciones el camino de la confrontación que tanto daño nos hizo, la intolerancia, de la desidia que terminó provocando niveles de delincuencia nunca antes vistos”, señaló.

El mandatario entrante hizo un llamado a la reflexión a quienes creen que con la confrontación el país saldrá adelante y les invitó a buscar el entendimiento, pues la confrontación sólo deja odio y atrasos.

Pidió a las iglesias ser veedores para que su gobierno sea transparente y señaló lo injusto que es que el pueblo no encuentre medicinas en los centros de salud. “Por eso ningún funcionario del gobierno participará en la compra de medicinas”, subrayó al tiempo que pidió a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) encargarse del proceso de adquisición de medicamentos.

“Las Naciones Unidas nos ayudarán a certificar los procesos de licitación y que sean verdaderamente públicos para que el pueblo sepa lo que está ocurriendo”, explicó.

Sobre el tema agrícola, auguró que el rubro de la palma africana ocupará lugares cimeros en la producción mundial y agregó que el país no puede seguir importando granos porque hay suficiente tierra para cultivar y volver a ser el granero de Centroamérica.

Respecto a la industria maquiladora, detalló que se generarán 100 mil nuevos empleos, luego de más de un año de trabajar en ese p0roceso y ahora se debe caminar rápido.

Un pacto por Honduras
En cuanto al Pacto por Honduras, Hernández explicó que habrá cinco mesas de trabajo, cada una con su lineamiento definido, campo de acción e integrantes de las mismas.

La mesa primera es para recuperar la paz y seguridad de las familias hondureñas y la segunda busca alcanzar una sociedad más justa, con igualdad de oportunidades para todos.

La mesa tres tiene como objetivo conducir al país al pleno goce de sus potencialidades; la cuarta para instaurar la cultura de honestidad, legalidad y transparencia y la última con el fin de perfeccionar la democracia y construir un gobierno simple y eficiente.

“Hay dos Honduras, y una de ellas da tristeza porque más del 50 por ciento de nuestro pueblo sobrevive con menos de 20 lempiras al día, en casas con piso de tierra y paredes de cartón o de plástico, sin letrinas y sin agua”, relacionó el mandatario electo.

Pidió al Congreso Nacional crear un fondo para financiar el programa Vida Mejor para las 800 mil familias más humildes y pobres y no seguir tolerando una Honduras donde unos viven dignamente y otros ven que sus hijos gatean en pisos de tierra.

Hernández anunció que también invitará a los demás partidos políticos, porque con ellos se debe trabajar para construir un mejor país”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *