“No somos privatizadores de ningún sistema”, reafirmaron miembros de las comisiones de transformación de los sistemas de educación y salud del país, Julieta Castellanos, exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah); Rutilia Carlderón, exministra de Educación, y el pastor Alberto Solórzano.

En comparecencia en el programa televisivo 30/30, y ante el conflicto que viven ambos sectores, los tres integrantes de estas comisiones insistieron en que su labor, en forma gratuita, es a favor de la salud y la educación del pueblo hondureño, porque son temas de Estado y no de Gobierno.

“No somos privatizadoras de ningún sistema, no tenemos esas credenciales; por lo tanto, yo no tengo por qué renunciar”, respondió la exrectora de la Unah y miembro de la Comisión de Transformación de Salud a la consulta si en algún momento pensó renunciar ante las críticas que han recibido de varios sectores del país que no quieren que las cosas se hagan bien.

Castellanos aclaró que no responde a los intereses del Gobierno, “pues soy una ciudadana que tengo una trayectoria de resguardar lo público, de fortalecer lo público”, como lo hizo “en mi gestión como rectora de la Universidad”.

“En esta comisión respondo a los intereses de la eficiencia, de la transparencia, de la calidad del servicio, del buen uso de los recursos, porque son nuestros impuestos y todo eso se traduce en que la gente que más necesita reciba una atención de calidad”, añadió.

Como ejemplo de que no responde a intereses del Gobierno, Castellanos aseguró que en su labor en la comisión le solicitó al anterior ministro de Salud, Octavio Sánchez, “que se respetaran los resultados del concurso médico asignando las plazas a quienes habían obtenido el primer lugar”.

Contribución al bien común

En iguales términos se refirió la exministra de Educación Rutilia Calderón, al expresar que como miembro de la Comisión de Transformación de la Educación “no estamos privatizando, sino que a favor del sistema educativo público y de salud, pero eficiente, transparente y de calidad”.

Estando en esta comisión -aseguró Calderón- “puedo continuar contribuyendo al bien común, al bien colectivo, aportando junto a otros hondureños y hondureñas”.

La también exvicerectora de la Unah añadió que considera que no hay ninguna razón por la cual tenga que renunciar, “y si en algún momento el Gobierno decide anular los PCM, con ellos o sin ellos, con o sin comisión, mi compromiso es con el país; va a continuar con la misma pasión y con el mismo compromiso”.

Destacó que Honduras, después de dos décadas, cuenta con una ruta de largo plazo para transformar el sistema educativo y tiene un plan estratégico del sector educación consensuado con más de 200 actores: colegios magisteriales, empresa privada, la academia, el sector de la educación no formal y centrales obreras, entre otros.

También informó que “hace una semana la Alianza Mundial para la Educación dio un subsidio para elaborar el plan, aprobó 10 millones de dólares de donación para comenzar a implementar un plan, que si lo empezamos a ejecutar ya, nos va a dar posiblemente en diez años una alta posibilidad de que el sistema educativo nuestro llene las expectativas de toda la población hondureña”.

Por eso -insistió- “estoy en esta comisión, por proyectos de país, y estoy aquí por una mejora de la educación pública del país”.

Como una prueba de que no obedece a intereses del Gobierno, Calderón mencionó el caso del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), al no acompañar una propuesta de tercerización, una propuesta de despidos indiscriminados, solo en aras de la eficiencia.

“No estamos privatizando, sino que a favor del sistema educativo público y de salud, pero eficiente, transparente y de calidad”, finalizó.

Mientras tanto, el pastor Alberto Solórzano agregó que “nosotros no estamos participando en un proceso que tiene como meta privatizar el sistema de educación y de salud e igual en participar en despidos masivos”.

Al contrario -dijo- es acompañar, fortalecer todo el sistema, sacarlo del atolladero en que está.

“El sistema educativo está empantanado; necesitamos tomar decisiones para encaminarlo a otro momento”, enfatizó.

“Nosotros jamás hemos participado en ninguna reunión donde el tema de privatización ha sido tema de agenda, donde el tema de despidos masivos ha sido tema de agenda”, aclaró.

Sin embargo, consideró que “no se puede retroceder en esto y hoy tenemos una gran oportunidad. Ya está listo un plan estratégico por primera vez en las últimas dos décadas”.

La educación no debe politizarse

El religioso consideró que la educación no puede ser un tema para politizarse, para manosearse políticamente, sino que tiene que ser un eje transversal donde todos los ciudadanos le apuesten a avanzar.

“Yo estoy en calidad de ciudadano, de hondureño, participando y lo he dicho que, aunque estos decretos el Gobierno decidiera quitarlos, yo como ciudadano voy a solicitar, como hondureño, participar en todos los espacios que sean necesarios y evitar que se retroceda en el tema de educación”, advirtió.

Recordó que a “los médicos y los maestros, aun los dirigentes magisteriales, se les paga con nuestros impuestos, ellos son empleados del sistema y no dueños del sistema. Los hondureños somos responsables de todo el sistema y de todo lo que pasa en el país”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *