MOSCÚ.- Está prohibido beber alcohol en el espacio porque nadie puede asegurar que el astronauta no vaya a beber demasiado y eche a perder la misión. La prohibición también se aplica a los refrescos carbonados porque comienzan a expandirse por todas partes cuando se abren y no hay gravedad, según el investigador Alexander Aguréyev.

Las tripulaciones de la Estación Espacial Internacional y de las naves espaciales podrían comportarse de manera completamente imprevista, explicó al medio Sputnik Alexandr Aguréyev, jefe de la sección de alimentos del Instituto de Problemas Médicos y Biológicos de Rusia.

Señaló también que, inicialmente, dietistas canadienses propusieron que se permitiese beber vino a los cosmonautas, igual que se permite a la tripulación de submarinos. Sin embargo, especialistas de la NASA estudiaron la cuestión y concluyeron que la tripulación de un submarino debía prestar servicio las 24 horas al día, a diferencia de la de la EEI. Así que no había ninguna garantía de que el astronauta no se iba a beber todo el vino en una noche.

En cuanto a los refrescos, el investigador ha indicado que, una vez abierto el envase, el gas que contienen comienza a expandirse tanto que al beber este sale despedido en todas direcciones, llegando hasta la nariz y los ojos de los astronautas. “Y eso genera incomodidad”, añadió.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *