MELBOURNE.- Una cirugía cardíaca se complicó cuando el pecho de un paciente de 60 años se prendió en llamas. El hecho ocurrió en un hospital de Australia, explica una publicación del portal RT.

Según trascendió, durante la intervención, el paciente recibía un flujo de oxígeno saturado a través de un ventilador, lo que alteró la composición de aire en sus cavidades pulmonares. El escape provocado por la perforación, compuesto de este oxígeno puro, un gas extremadamente inflamable, coincidió con la aplicación de un lápiz de electrocauterio, un dispositivo usado para coagular la sangre y reducir el sangrado.

En cierto momento, un chispazo del dispositivo hizo que el aire rico en oxígeno que se hallaba alrededor del pecho del hombre se inflamara de manera repentina.

El extraño caso fue reportado el pasado fin de semana en Viena (Austria) durante el Congreso de Euroanestesia, una convención anual de la Sociedad Europea de Anestesiología. Los especialistas aseguraron que no se trataría del primer caso.

En el caso del australiano, las llamas resultaron “extintas inmediatamente sin causar lesión alguna al paciente” y el resto de la operación transcurrió con éxito, sin más incidentes.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *