Tegucigalpa.- El presidente Juan Orlando Hernández recomendó hoy a los hondureños que, si se van a manifestar, lo hagan pacíficamente y sin afectar a los demás, apegados al derecho que les permite la Constitución de la República.

El mandatario dijo lo anterior a propósito de actividades de un sector de la sociedad que recuerda los incidentes sucedidos el 28 de junio de 2009.

El gobernante recordó que “Honduras tiene en su Constitución un mandato muy claro para la Policía y para las Fuerzas Armadas: seguridad y orden público”.

Continuó diciendo que la Constitución es clara y da un mandato contundente a las Fuerzas Armadas y es garantizar el orden público y, como ha ocurrido en muchas ocasiones, en acompañamiento a la Policía.

El titular del Ejecutivo advirtió que “el pueblo necesita paz y tranquilidad y todo el que quiera manifestarse lo debe de hacer pacíficamente sin afectar a los demás”.

Prevención

El presidente Hernández detalló que “esta mañana (del viernes) amanecieron miembros de seguridad, defensa y del orden público en los lugares donde normalmente se dan algunas las tomas” para garantizar la seguridad de la ciudadanía.

Dijo que “reconocemos en ellos (miembros de las fuerzas de seguridad) la agilidad de haberse adelantado” para hacer algunos desalojos.

“A manifestarse todos tenemos derecho; el problema es cuando ya se viene el vandalismo, la violencia, el ataque a la economía, la desinformación para hacer daño”, señaló el jefe de Estado.

Agregó que la autoridad tiene que estar allí, tal como es su obligación, y en el caso de las fuerzas del orden tienen que hacer respetar el derecho de los hondureños a circular libremente, a que su negocio esté abierto, caminando sin ningún problema, ganándose el pan de cada día y, obviamente, la gente que quiere salir a divertirse.

Insistió el mandatario en que todo mundo tiene derecho a manifestarse, pero no implica violentarle los derechos de los demás.

Ataque sistemático

El gobernante aseguró que “aquí, si somos francos, alrededor de diez años se ha instalado en la política hondureña la violencia en manifestaciones pacíficas; rápidamente se nota que de lo pacífico se pasa a lo violento”.

“Eso lo denuncié en la OEA (Organización de Estados Americanos) el 28 de febrero de este año como algo sistemático que venía ocurriendo en Honduras”, apuntó.

Mencionó como ejemplo el accionar del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), que no es de ahora, ni de tres años atrás, ni de seis, ni de siete, sino que lleva ocho o nueve años.

“¿Cómo es posible -se preguntó- que un grupo reducido de estudiantes atente contra el resto para tener su educación normal, quebrar vidrios, meterle fuego a edificios internamente, a vehículos afuera, a edificios afuera? Eso es toda una historia, pero ese radicalismo no puede seguirse permitiendo”, afirmó.

El presidente Hernández apuntó que si alguien está molesto es normal que exprese sus ideas y se mira cómo se resuelve, “pero también podemos ver cuánta actividad económica se ha afectado porque se para el tránsito normal”.

“Tenemos que comprender realmente la dimensión de la situación y es que existe una metodología que se importa de Venezuela aquí para atacar sistemáticamente la economía, para que la gente no pueda llegar a su trabajo o ir a divertirse, que también es una actividad económica”, señaló.

Aseguró que “desinformación, ataque a la economía, ataque sistemático a las instituciones, es parte de un manual para desestabilizar los países, no solamente se ha usado en Honduras, y esa es una importación del régimen de Venezuela con su gente aquí”.

Aseguró que los radicales son pocos, pero han venido haciendo ese trabajo.

Hernández consideró que “el diálogo es lo mejor y que cada quien se manifieste pacíficamente”.

Se tiene que cuidar el aeropuerto

En relación al malestar de cierto sector de la sociedad porque no se le permitió manifestarse en las cercanías del aeropuerto Toncontín, el titular del Ejecutivo se preguntó: “¿En qué aeropuerto del mundo, en el perímetro de seguridad, se permiten manifestaciones?”.

Advirtió que “en el aeropuerto y en los alrededores del aeropuerto no se puede permitir ese tipo de acciones” por seguridad de las aeronaves que aterrizan y despegan de la pista aérea.

“Tenemos que protegernos y proteger al pueblo hondureño, porque la gran mayoría de los hondureños somos gente que queremos paz y tranquilidad, oportunidad para trabajar y para divertirnos en nuestro país, para vivir tranquilamente”, dijo.

El titular del Ejecutivo es del criterio que “el país tiene que tomar decisiones en base a lo que nos rige la Constitución”.

“Honduras tiene en su Constitución un mandato muy claro para la Policía y para Fuerzas Armadas: seguridad y orden público. La Constitución es clara y da un mandato contundente a Fuerzas Armadas, garantizar el orden público y Fuerzas Armadas siempre ha participado en acompañamiento a la Policía”.

Agregó que “aquí el pueblo hondureño tiene derechos y la fuerza pública tiene la obligación de garantizárselas y eso es lo que ha estado ocurriendo”.

Para finalizar, el presidente Hernández expresó que “cada ciudadano puede llamar al 911 para exponer su versión de los hechos. Honduras tenemos que cuidarla todos, es nuestra obligación”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *