El gerente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Silvio Larios, aclaró que no existe ningún contrato de concesión ni de privatización del agua en la capital, considerando que los trabajos que realiza la empresa Hidalgo e Hidalgo (HeH), están registrados para el mantenimiento y reparación del sistema hidrosanitario pluvial, aguas residuales y agua potable de la ciudad.

En los últimos días, personas aglutinadas en movimientos “ambientalistas”, señalan una supuesta privatización del servicio de agua potable de Tegucigalpa y Comayagüela, cuya administración actualmente depende del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA).

En tal sentido, Larios, en representación de la Chico, un organismo colegiado que registra todos los contratos y obras públicas en la ciudad, explicó que dicha empresa, logró ese contrato mediante licitación pública y que actualmente realiza la digitalización de la red de agua potable y saneamiento de la capital y que eso “en ningún momento significa privatización o concesión de estos servicios”.

Mostró las condiciones del contrato donde se establece que “el trabajo se titula como mantenimiento y reparación del sistema hidrosanitario pluvial, aguas residuales y agua potable de Tegucigalpa y Comayagüela”, el cual está registrado debidamente en la Chico tal como lo establece el Artículo 35 de la Ley de Contratación del Estado, enfatizó.

Asimismo, reiteró que en el contrato de mantenimiento “no se menciona nada de concesionamiento ni nada. Es un trabajo que se contrató por parte de la Alcaldía, con fondos de la Alcaldía y en el mismo no existe ningún indicio de que se trate de privatización”.

Sobre los costos del contrato, explicó que la empresa para cumplir dichos trabajos “está utilizando tecnología de punta para realizar la digitalización y reparación de los sistemas y “eso es lo que podemos decir nosotros como Cámara de la Construcción”.

Añadió que “cuando se va a utilizar alta tecnología, esa es cara”, y este es un trabajo tan especializado que “nosotros no podemos decir si es caro o no” porque para revisar la tubería no tienen que abrir zanjas y arruinar las calles, sino que introducen un aparato de última generación que se encarga de hacer ese monitoreo.

Este tipo de herramientas es lógico que requieran algún costo adicional porque si no está en el país tienen que ser importadas, puntualizó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *