agosto 6, 2020

Tegucigalpa. Un promedio de 11.000 trabajadores del transporte urbano, interurbano y taxi del Distrito Central y del interior del país fueron beneficiados hoy con una nueva entrega de bolsas de alimentos por parte del Gobierno de la República a través de la Operación Honduras Solidaria, que se ejecuta en su tercera fase para beneficiar a los hondureños de sectores en situación de vulnerabilidad por la pandemia de coronavirus.

La entrega de los alimentos se realizó en las bodegas de la Suplidora Nacional de Productos Básicos (Banasupro), ubicadas en las colonias San Miguel y Las Palmas de la capital, donde dirigentes de este sector de la economía retiraron las raciones de alimentos para luego distribuirlas a cada uno de los empleados de las 53 asociaciones del transporte de buses y taxis beneficiadas.

La ayuda representa un gran alivio para las familias de los miles de trabajadores del sector transporte a nivel nacional, quienes cumplieron hoy 109 días de no laborar a causa de las medidas de aislamiento social decretadas por el Gobierno para frenar la propagación de la covid-19 en el país, por lo que los empresarios del rubro y empleados han dejado de percibir ingresos.

Ante esta situación difícil, el programa Honduras Solidaria desde su primera fase ha atendido a estos sectores de la economía social que se han visto afectados, por lo que hoy con la ayuda de efectivos de las Fuerzas Armadas de Honduras se les entregaron 11.000 bolsas de alimentos que ayudarán a igual número de familias a tener asegurada su alimentación.

A raíz de la ampliación de las medidas de aislamiento social, el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández instruyó que se continuara con la tercera fase de la operación de entrega de alimentos denominada Honduras Solidaria.

En su tercera fase, Honduras Solidaria, manejada por el Gobierno en su modalidad centralizada, tiene como objetivo beneficiar a 700.000 familias de los sectores más vulnerables de seis municipios.

Dios siempre provee alimento
El dirigente del transporte de taxi de la ciudad capital David Ramírez luego de recibir el beneficio dijo: “Gracias a Dios porque nos manda los alimentos y él no nos va a desamparar, porque cada día las misericordias son diferentes y por la gloria de Dios hoy vamos a recibir una bolsa de alimentos más que nos ayuda bastante a nuestras familias, porque económicamente todo el mundo está golpeado, pero sí nos viene de alivio”.

Ramírez hizo un llamado a la sensatez a un sector del transporte público que en los últimos días han demandado que se les permita trabajar.

“Aconsejo a mis compañeros que nos abstengamos, Dios siempre nos va a proveer nuestros alimentos, lo que el Señor quiere es que nosotros vivamos para él, porque si nosotros salimos a trabajar vamos a llevar unas monedas a la casa, pero también dentro de esas monedas podemos llevar la enfermedad y podemos quitarles vidas a nuestras familias”, expresó.

“Entonces, compañeros, hagamos la voluntad de Dios y no la nuestra”, sugirió Ramírez.

La dirigente del transporte interurbano del país Belinda Pavón dijo: “Gracias a Dios en primer lugar y al presidente de la República, Juan Orlando Hernández, por este apoyo solidario que nos está dando”.

“Esto viene a ayudar a una parte de nuestros hogares hondureños; sabemos la difícil situación que está pasando el país, es una pandemia mundial y tenemos que ser agradecidos y seguir apoyando esta proyección a la sociedad”, agregó.

“No tiene idea de cómo la gente de tierra adentro hasta lloran cuando reciben una bolsita con alimentos”, aseguró Pavón.

La transportista manifestó que estas ayudas van dirigidas a los conductores del transporte interurbano que vienen a Tegucigalpa desde Olancho, zona sur, San Pedro Sula, occidente y de El Amatillo.

Pavón afirmó que en medio de la adversidad hay que ser solidarios y que “son 109 días a hoy que no tenemos ingresos, esta ayuda viene más para todos los empleados; sabemos que nosotros ganamos día a día, tenemos problemas financieros, pero siempre con esa fe en Dios vamos a salir adelante. Nuestro país ocupa mucha la ayuda de nosotros; es de tener amor al prójimo”.

También la ayuda se le entregó al sector taxi de la capital que aglutina a 7,300 trabajadores, quienes reciben esta ayuda con el fin de garantizar la seguridad alimentaria de sus familias.

Luis Rodríguez, dirigente del sector taxi de la capital, señaló que la bolsa de alimentos “es un paliativo, porque de una y otra forma nos ayuda para que las familias de nuestros compañeros tengan un poco de alimentos por lo menos para diez a 14 días que es lo que hemos estado solicitando”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *