Victoria valiosísima del Barça en el siempre complicado campo del Sevilla que tiene, además, el premio del liderato perdido la semana anterior. El equipo se ha mostrado mucho menos dominador de lo que en él es habitual y se ha visto superado en algunas fases, pero en cambio ha enseñado una eficacia letal. Ni un gol tempranero local, ni un chaparrón universal le ha desafinado el punto de mira. Alexis, Messi con doblete y Cesc anotarían.

Eso sí, la primera parte le ha salido muy barata al Barça. El Sevilla ha tenido cuatro oportunidades clarísimas, de las que ha convertido una, mientras que los azulgrana han transformado sus únicas de nítidas. Los locales han salido agresivos y profundos. Generaban problemas en la salida del balón de los visitantes con una presión alta e intensa.

El Sevilla se ha adelantado en el minuto 15 con un gol afortunado. Rakitic ha protagonizado una brillante jugada que ha culminado Alberto Moreno con un disparo que ha tocado en Bartra y ha despistado a Valdés. A continuación perdonaría el segundo en un cabezazo al palo de Bacca (min 20) y en una contra con todo a favor de Rakitic, que ha disparado demasiado cruzado (min 28).

En medio, el Barça había comenzado a pisar con peligro el área sevillista. Empataría gracias a Alexis (min 33), quien, en posición adelantada clara, remató con la espalda una falta lateral servida por Messi. El partido estaba abierto y la defensa culé sufría. Llovia en el estadio Sánchez Pizjuán, cuando Valdés ha salvado un tiro a bocajarro de los locales. En el contragolpe, Messi se apuntaba el 1-2 con un latigazo descomunal desde la frontal.

Con esa meteorología era imposible seguir jugando. En la reanudación el tiempo mejoraría ligeramente, pese al fuerte viento. De entrada, el Barça seguía sin poder hacer largas posesiones y ha sufrido un gran susto en una acción de Vitolo, precedida por una falta evidente a Montoya. El barca respondio con un disparo demasiado cruzado de Alexis (min 51) que no termino en nada.

El Sevilla se había abierto y dejado espacios y el Barça se encontro, de nuevo, con una rápida transición en la que Iniesta asistiendo a Messi han sido los actores principales (min 55). La contundencia culé había decantado la balanza. El 1-3 tranquilizaba momentáneamente al equipo y al partido. Xavi, Iniesta y Messi se han hecho por unos instantes con el control de la situación. Una garantía.

Ahora parecía mucho más cerca el cuarto del Barça que el segundo del Sevilla, muy tocado. A pesar de ello, el equipo ha perdido la oportunidad de hacer más grande la herida y los de Unai Emery, poco a poco, se lo volverían a creer. Los últimos coletazos del Sevilla -sobre todo a balón parado previo centro por Rakitic- han provocado más de un sobresalto, pero no ha tenido el acierto de cara a portería del Barça, que incluso anotaría el cuarto por medio de un delicado Cesc.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *