Tegucigalpa, 18 de agosto. El trasportista Jorge Lanza aseguró que sin un subsidio por parte del Gobierno, el transporte urbano no podrá reiniciar labores por los costos de operación.

 
La dirigencia del rubro alega que hay que aplicar protocolos de bioseguridad en cada unidad, lo que implica un costo extra.
 
Además, la unidad solo lo podrá abordar la mitad de los pasajeros, ya que se tiene que mantener el distanciamiento físico para evitar la propagación del COVID-19.
 
“Nosotros como urbano no tenemos nada todavía, aun no estamos claros con todo lo que se requiere para dar una reapertura”, lamentó.
 
El atraso se debe “a que todavía hay problemas con el chequeo de unidades, capacitación de conductores, y seguimos hablando con el Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT), sobre la desocupación que va a haber en los autobuses”, indicó.
 
“En este momento no hay un acuerdo sobre quien va a responsabilizarse por las pérdidas en la operación, ya que es una pérdida del 50 por ciento”, manifestó.
 
Destacó que “nosotros estamos asumiendo alguna responsabilidad de no tener utilidades de la forma óptima, pero que por lo menos haya una situación donde podamos sacar los costos de operación”.
 
*Subsidio*
 
En ese sentido, expresó que “como le quieran llamar, pero tendría que ser un alivio económico, que ellos consideren que podría llegar a aliviarnos en la situación de no cumplir con la ocupación completa en la reapertura”.
 
Las unidades ejecutivas, o rapiditos tienen una capacidad para 28 personas, en este caso solo 14 abordarían la unidad.
 
“Necesitamos un alivio para poder reaperturar porque de la forma en que estamos, solo que tengamos dinero de sobra o que estorbe porque tendríamos que poner unos 3,000 lempiras diarios para poder compensar la operación diaria de un autobús”, concluyó.
 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *