Tegucigalpa. El Canciller Lisandro Rosales respondió hoy a fiscales del Ministerio Público, en su calidad de Comisionado Especial para la Atención de la Emergencia por Covid-19, sobre la compra de ventiladores mecánicos hecha por COPECO, en marzo de este año, un mes antes que él asumiera la lucha contra la pandemia.

Rosales fue nombrado Comisionado Especial para atender la actual emergencia el 6 de abril, y de acuerdo con el decreto de nombramiento está encargado de coordinar procesos para una atención efectiva de las personas contagiadas y lograr además el nivel de contención que permita una reactivación económica con menos riesgo.

Investigaciones
Actualmente el Ministerio Público (MP) indaga sobre la compra de 129 ventiladores mecánicos que se utilizan para atender pacientes contagiados por COVID-19 y que fue hecha por la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), como parte de las acciones necesarias para enfrentar la pandemia.

Los fiscales del MP también investigan otra compra posterior de accesorios y repuestos para esos ventiladores solicitada por la Secretaría de Salud a la unidad de gestión llamada Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H), adscrita a la Coordinación General de Gobierno y que ha sido la responsable de las compras relacionadas a la gestión de la pandemia.

“Si existen dudas es necesario que se indague. En aras de la búsqueda de la verdad es necesario que se investigue conforme a ley”, manifestó Rosales recientemente en su cuenta de Twitter.

En seguimiento a esas líneas de investigación el MP solicitó al Canciller una audiencia celebrada este jueves en la Cancillería y en donde los representantes del ente investigador del Estado le preguntaron sobre qué tenía que ver él en la compra que realizó COPECO.

Rosales le aclaró a los investigadores que él no tuvo ninguna participación en esa compra porque la misma fue realizada por la COPECO en marzo y él asumió su cargo como comisionado especial hasta en abril.

Sobre la compra de los accesorios para esos ventiladores, el comisionado especial expresó que si conoció de esa solicitud de parte de INVEST-H, que a su vez actuaba a petición de la Secretaría de Salud.

En ese sentido les explicó a los investigadores que él autoriza procesos para que se atiendan las emergencias y se garantice la atención a los pacientes, pero no interviene ni autoriza las compras de ningún equipo o de insumos.

Atención a la emergencia
Desde la aparición del coronavirus el Gobierno de Honduras decretó, el 7 de febrero, Estado de Emergencia Sanitaria Nacional mediante Decreto Ejecutivo No PCM-005-2020 y designó en ese momento a la Secretaría de Salud como ente rector ante la emergencia.

El 12 de marzo, luego de conocerse los primeros dos casos positivos por contagio del COVID-19 en Honduras, las autoridades aplicaron medidas para prevenir la rápida propagación del virus y se ordenó la activación permanente del SINAGER, para trabajar conjuntamente con la Secretaría de Salud.

El primer fallecimiento por COVID – 19 en el país se confirmó el jueves 26 de marzo de 2020.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *