noviembre 30, 2020

Tegucigalpa. La Central Hidroeléctrica Francisco Morazán (El Cajón) es la mejor obra de ingeniería del país, pues fue construida exageradamente segura y desde el punto de vista arquitectónico es una maravilla.

 
Así describió a la represa, el ingeniero eléctrico, Mario Zelaya, tras indicar que “en el tema de seguridad, la estructura posee sus propios protocolos y eso no tiene parangón en Honduras”
 
“Lo anterior es digno de destacarlo más en estos casos cuando ya la altura de El Cajón llega a los 1,287.95 metros, debido a la tormenta tropical Iota; es importante mencionar que nos estamos acercando muy rapidamente al nivel máximo de operación que es 290.2 metros”, señaló el experto.
 
La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) inició el sábado anterior las descargas controladas en El Cajón ya que su cota era de 285.5 metros, pero desde ayer se cerraron las compuertas de esas instalaciones y no se siguió derramando más agua.
 
*Turbinas*
 
Zelaya agregó que “es importante comentar que cuando el nivel de la represa llegue a los 290.2 metros, las turbinas se apagarán en forma automática, pues sería muy arriesgado para el proyecto seguir generando energía”.
 
Consideró que “en este momento las autoridades de la ENEE están evaluando el caudal de entrada a la represa que es por el orden de los 1,600 metros por segundo, que es la capacidad de almacenaje del embalse”. 
 
“Por ahora, el Cajón está llegando al nivel más crítico pues al parecer habrá necesidad de apagar las turbinas una vez que llegue a esa cota de 290.2 metros y eso hay que evitarlo”, según Zelaya.
 
“Una vez que se apagan las turbinas, se activan todos los protocolos de seguridad y entran a operar otras actividades que están relacionada con las descargas a fin de evitar que la represa supere los 290.2 metros y ya estamos muy cerca de eso”, puntualizó.
 
“De llegar a ese nivel de 290.2 metros, las altas presiones generadas por el agua pueden poner en riesgo la represa, aunque no la van a destruir, pero como medida de prevención deben apagarse las turbinas para dejar de producir energía”, recomendó. 
 
“El embalse se está llenando cada segundo, si las turbinas se detienen quiere decir que se tendrán que hacer las descargas que corresponden y en este momento las autoridades de la ENEE deben estar estudiando la posibilidad de tomar esa medida para no llegar a la cota de 290.2 metros”, concluyó.
 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *