El vicefiscal general del Ministerio Público brasileño, Lucas Furtado, pidió al Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) apartar al presidente del país, Jair Bolsonaro, de las funciones administrativas y jerárquicas de los ministerios de Sanidad, Economía y de la Casa Civil y evitar así su intervención en la gestión de la crisis del coronavirus.

Furtado pidió apartar así a Bolsonaro y a otros cargos “que se identifiquen como responsables de la inercia y omisión de la ejecución de las políticas públicas de salud en el combate de la pandemia de COVID-19”, informó este sábado el portal brasileño G1.

El argumento es que si no se atiende adecuadamente a la población durante la pandemia habrá repercusiones para la recaudación del erario público.

“No se puede discutir que toda la estructura federal de atención a la salud, con recursos financieros, patrimoniales y humanos, tendrá un perjuicio incuestionable para el erario si no cumple con su función de atender a la población en el momento de mayor y más flagrante necesidad”, argumentó Furtado. “Es inaceptable que toda esa estructura se mantenga inerte por disputas y caprichos políticos ante el sufrimiento de la población ante factores previsibles y evitables”, añadió.

La petición se ampara en el Artículo 44 de la Ley Orgánica del TCU, que establece que se puede dictar la suspensión provisional de un responsable “si existen indicios suficientes de que en ejercicio de sus funciones pueda retrasar o dificultar la realización de auditoría o inspección, causar nuevos daños al erario o imposibilitar su resarcimiento”.

Asimismo, Furtado pidió al TCU que reconozca “la legitimidad, la competencia administrativa y la autoridad” del vicepresidente, Hamilton Mourao, para nombrar a autoridades que gestionen estos ministerios.

Con información de EuropaPress

Related Posts

  1. Isabela García says:

    Ya se habían tardado en tener un poco de sensatez. Bolsonaro es un peligro tanto para su país, como para el mundo entero (pues, la Amazonía Brasileña se ha visto sumamente afectada durante su gestión). Espero que pronto nuestros hermanos brasileños puedan escoger un nuevo (o tal vez no tan nuevo) presidente que, de verdad, vele por los derechos de la ciudadanía en su totalidad (eso incluye a los indígenas que viven en la Amazonía).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *