El Cardenal Oscar Andrés Rodríguez en su mensaje en la Homilía Dominical reflexionó sobre la participación de los feligreses en la celebración de la Pascua, “nos disponemos a emprender, en compañía de Jesús, su “subida a la Cruz”, para pasar juntamente con él, este año con mayor decisión que en los anteriores, a la vida nueva de la Pascua. El Señor Jesús, que ahora está en su existencia de Resucitado, quiere comunicarnos en la Pascua de este año su gracia, su vida nueva, su energía.

Señaló que en la Vigilia Pascual se nos preguntará si renunciamos al demonio y a sus obras, “contestaremos que sí. Pero antes habremos de demostrarlo en las obras de la Cuaresma, pasando del hombre viejo al nuevo”

Rodríguez explicó que la Pascua tiene un sentido dinámico: significa paso, tránsito, “para Israel, Pascua fue el paso desde la esclavitud a la libertad, a través del Mar Rojo y el desierto, para Cristo, Pascua fue su paso a través de la muerte y la sepultura a la vida nueva de Resucitado, para nosotros, Pascua debería ser, cada año, el paso de lo viejo a lo nuevo, del pecado a la gracia.

El prelado católico destacó que en el camino cuaresmal nos ayuda eficazmente la Palabra siempre viva e interpelante de Dios, en la poscomunión de hoy agregó que “pedimos a Dios que después de recibir el pan del cielo que alimenta la fe, consolida la esperanza y fortalece el amor, nos ayude a sentir hambre de Cristo, pan vivo y verdadero, y nos enseñe a vivir constantemente de toda Palabra que sale de su boca”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *