Las autoridades chinas decidieron confinar a los residentes de Xiamen, una ciudad de 5 millones de habitantes y una de las más pobladas de la provincia suroriental de Fujian, donde un reciente rebrote del coronavirus sumó 60 nuevos positivos este lunes.

La Comisión Nacional de Sanidad de China informó este martes que, de los 60 nuevos contagios locales diagnosticados este lunes (59 confirmados y un asintomático), 32 se localizaron en Xiamen, y análisis preliminares citados por la prensa local apuntaron a la presencia de la más virulenta variante Delta.

Las autoridades sospechan que el paciente cero es un hombre que había vuelto de Singapur y desarrolló los síntomas tras dar negativo de coronavirus y completar una cuarentena de 14 días. Su hijo de 12 años y un compañero de clase fueron de los primeros contagiados justo después de la reapertura del curso escolar. El virus se ha expandido entre clases, infectando a más de 36 niños, ocho de ellos en edad preescolar, indicaron las autoridades de la ciudad este martes.

El diario local The Paper avisó de la entrada en vigor, desde la pasada medianoche local (16:00, hora GMT), de la suspensión de los servicios de autobuses de larga distancia, como parte de una serie de medidas que incluyen la vuelta a las clases por internet para los estudiantes desde la guardería a la universidad y el cierre de todos los lugares de recreo.

La prensa local también indicó que todos los complejos residenciales de Xiamen permanecerán en “circuito cerrado”, lo que impide a los residentes abandonarlos, y solo se dejará acceder al aeropuerto de la ciudad a aquellos viajeros que presenten un resultado negativo de análisis de ácido nucleico realizado como máximo 48 horas antes.

Según el rotativo hongkonés South China Morning Post, todas las celebraciones y actos del Festival del Medio Otoño (el próximo día 21) se han cancelado, al tiempo que se han prohibido las reuniones multitudinarias, pospuesto las bodas y emitido las directrices pertinentes para celebrar los funerales de “manera sencilla”/Con información de EFE y AFP.

Related Posts

  1. Fallon Sanabria says:

    Buen ejemplo de que el regreso a clases presenciales no será nada seguro para nadie. Un pequeño descuido y se desata un desastre, es de pensarlo muy bien. Tomemos ejemplo de lo que ocurre a nuestro alrededor. Nadie discute que la educación es un derecho muy importante, y que el pueblo hondureño necesita a gritos, pero más importante es la vida, así que a meditar muy bien la situación y crear la manera en que todos los niños tengan acceso a sus clases virtuales. Dejen de robar políticos e inviertan ese dinero en educación y salud.

  2. Si bien se sabe la vacuna no asegura el no contagiarse sin embargo lo único asegurado es que los síntomas podrán ser con menos efecto que provocaba el virus. Viendo estos casos en países desarrollados podemos notar como ningún país puede tener un control total del virus y asegurar que se puede seguir una vida estudiantil sin peligro.

  3. Esta noticia nos ayuda a entrar en razón y darnos cuenta que la vacuna no evita que las personas se contagien, hay que seguirnos cuidando y utilizando las medidas de bioseguridad.

  4. Podemos ver reflejado en esta noticia qué el contagio en niños tanto como en adultos se da y es algo que no se puede evitar y que se tiene que tener mucho cuidado, en Honduras aún no estamos preparados para regresar a un retorno a clases y mucho menos de los niños para que asistan a la escuela y en las universidades se tendria mucho cuidado, es necesario volver pero si no, nos cuidamos lo necesario puede haber un cierre nuevamente así como en está noticia. Esperar y las cosas mejoren para esos niños y los habitantes de Xiamen.

  5. Lamentablemente la vacuna no es del todo efectiva, por eso hay que tener consideración de usar siempre mascarilla y cuidar a los pequeños de la casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *