Al menos 281 millones de dólares,  unos  5,000 millones 867 millones de lempiras se invirtió en materia de seguridad y defensa, en el 2013 cifra que representa el 1.5 % del Producto Interno Bruto (PIB) según un informe divulgado por el Instituto Centroamericano  de Estudios Fiscales (ICEFI)  lo que demuestra que la incidencia de violencia en el país no  se redujo lo suficiente, advirtió el sociólogo y docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Guillermo Molina Chocano.

Este monto corresponde a la sumatoria de los recursos destinados a Defensa y Seguridad, Consejo Nacional contra el Narcotráfico, Dirección de Migración,  Administración de justicia (Ministerio Público y Corte Suprema de Justicia)  mientras a la Secretaria de Seguridad   a través de la Policía Nacional le compete un  gasto de un 70%, dijo  Molina Chocano , luego de haber asistido a la presentación del informe “Desafíos Fiscales y Políticos para Garantizar la Seguridad Ciudadana” patrocinado por ICEFI.

“ Lo que cotejamos con la realidad,  es que la reducción de los índices de violencia, no se refleja con la realidad, lo que significa que algo falta; esto es lo que le preocupa a la población y al mismo Observatorio de la  Violencia de la UNAH, porque no hay control del  crimen”, dijo. “Aunque hay que reconocer algunos avances presentados por la Policía-Militar”, explicó el analista.

No debe militarizarse la seguridad

El sociólogo dijo estar en desacuerdo con  la” Militarización de la Seguridad”  porque reprime el delito, mientras la Policía Comunitaria  previene el  quebrantamiento de la ley. Los jóvenes  deben ser incorporados a diferentes labores y  tareas con la finalidad que no sean absorbidos por el crimen organizado.

Previo,  la Policía debe ser depurada porque su proceso ha sido lento y no  lo suficiente, sumado a que debe mejorarse la labor de inteligencia policial y usar todos los recursos que brinda la  tecnología, explicó Molina Chocano.

“Los militares no están preparados para labores policiales y lo dijo el Zar Antidrogas  de Estados Unidos (William Brownfiel) y ese vacío debe ser llenado por agentes policiales, pero depurados y no con nuevas unidades  militares”, señalo.

Lamento que la población sigue pagando impuestos de seguridad a través de la aplicación de la Ley de Seguridad Poblacional, conocido por la población como “Tasón” o gravamen de operaciones financieras.

Seguridad versus crecimiento económico

Por su parte, el ex director del Posgrado Centroamericano en  Economía de la UNAH y Asesor del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Hugo Noé Pino, señalo que si Honduras logra bajar en un 10% el índice de inseguridad, ayudaría a que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca  en un 0.7%.

Lo contradictorio es que los diferentes gobiernos aumentan el presupuesto en los temas de  seguridad y defensa, pero lo realiza en el área represiva y no invierte en materia preventiva, dijo el economista.

(Presencia Universitaria)

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *