Seúl.- Botes de rescate y helicópteros se apresuraban este miércoles para encontrar casi 300 pasajeros, entre ellos decenas de estudiantes de secundaria, desaparecidos después de que un barco se hundió frente a la costa suroeste de Corea del Sur.

De las 459 personas a bordo, 164 han sido rescatadas, dijo el ministerio de seguridad.
Muchos saltaron de la nave a las heladas aguas del Mar Amarillo.

En el transbordador Sewol viajaban 325 estudiantes, 15 profesores, 30 miembros de la tripulación y otros 89 pasajeros.

Los estudiantes de la preparatoria Ansan Danwon, ubicada en la capital Seúl, partieron del puerto de Incheon para un viaje de cuatro días a Jeju, una isla turística considerada como el Hawai de Corea del Sur.
Alrededor de las 09:00 horas (tiempo local), el barco envió su primera comunicación de auxilio, pues había empezado a inclinarse.

Lim Hyung Min, un estudiante rescatado, dijo a la afiliada de CNN YTN que escuchó un golpe y muchos de sus compañeros salieron volando. Todos recibieron la orden de ponerse el chaleco salvavidas y saltar, contó el joven.
“Tuve que nadar un poco para llegar al bote y ser rescatado”, contó. “El agua estaba muy fría y yo quería vivir”.
Pronto, el transbordador de 6,800 toneladas se hundió y solo su casco quedó sobre el agua.

Una huída desesperada

A medida que corre el tiempo, los equipos de rescate se apresuran para encontrar pasajeros.
Al menos 178 personas trabajan para hallarlos, incluidos 118 marinos, 42 miembros de la Marina y 18 policías.
El barco de la marina estadounidense USS Bonhome Richard se unió al operativo y desde éste partieron helicópteros.
Equipos de buzos han estado sumergiéndose en el mar para buscar cuerpos, pero la visibilidad ha dificultado las tareas.

En la preparatoria Ansan Danwon, los padres observan sus teléfonos celulares mientras esperan una llamada de sus hijos.

Las autoridades publicaron una lista de nombres y a medida que las confirmaciones llegan, alguien marca con círculos a los rescatados. Hasta ahora, se sabe que 78 están a salvo.
El pasajero Kim Seung Mok dijo que pese a sus esfuerzos y los de otros, no pudo sacar a varias personas de la cubierta.

“Me quedé hasta el final para rescatar a personas en el vestíbulo”, dijo Kim a YTN. “Pero el agua estaba entrando muy rápido (así) que muchos no pudieron salir”.

Paula Hancocks contribuyó con este reporte desde Seúl; Frances Cha, Madison Park y Judy Kwon también contribuyeron con este reporte.
Fuente: CNN

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *