El incremento de los casos de niños migrantes no acompañados es un caso que ha sorprendido a todos los países inmiscuidos y debe tratarse como una crisis humanitaria de grandes repercusiones, aseveró José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, en el marco de inauguración de la Conferencia Internacional sobre Migración, Niñez y Familia.

El funcionario recordó que en 2011 eran 4,059 los niños migrantes no acompañados de Centro América que buscaban ingresar a Estados Unidos, sin embargo esa cifra aumentó a 21,537 en 2013 y de manera sorprendente a 47,017 en lo que va de 2014.

“Esa gran cantidad de niños son de México, Guatemala, Honduras y El Salvador y se ha identificado que el 29 por ciento de esa cifra es de niños de Honduras, un 23 por ciento de México, y un 24 por ciento de Guatemala y El Salvador”, dijo para luego reconocer que “un 40 por ciento de esa cantidad de menores oscila en las edades de 14 a 17 años”.

Reconoció Insulza que según una investigación realizada por la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR para conocer las causas de la masiva migración, dice que los niños de Guatemala lo hacen por condiciones de extrema pobreza, mientras los de El Salvador y Honduras por proceder de lugares violentos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *