El número de personas que padecen hambre a nivel mundial ha disminuido en más de 100 millones en la última década, pero todavía cerca de 805 millones, es decir, uno de cada nueve habitantes del planeta, no tienen suficientes alimentos.

Son las conclusiones recogidas en el informe sobre el estado de la inseguridad alimentaria en el mundo publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y otros dos organismos de la ONU: el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El documento señala que “el número de personas que padecen hambre a nivel mundial ha disminuido en más de 100 millones en la última década” y que esta disminución es de más de 200 millones de personas desde 1990-1992.

EL ACCESO A LA COMIDA SE HA INCREMENTADO EN EL SUR DE ASIA Y AMÉRICA LATINA

También afirma que esta reducción del hambre en los países en desarrollo implica que el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM o MDG, por sus siglas en inglés) de disminuir a la mitad el número de personas desnutridas en 2015 puede alcanzarse “si se intensifican los esfuerzos”.

“Hasta la fecha, prosigue, 63 países en desarrollo han alcanzado el objetivo del ODM, y otros seis están en la senda de conseguirlo en 2015”.

El acceso a la comida también se ha incrementado en lugares del sur de Asia y de América Latina, pero sobre todo en países que disponen de redes de seguridad y otras formas de protección social, incluidas también a las personas que sufren de pobreza en el campo.

América Latina y el Caribe, apunta el informe, han logrado importantes avances al incrementar la seguridad alimentaria.

Los países de la región han realizado un progreso generalizado en los últimos 20 años. Si se toman las cifras de las mediciones 1990-92, el 15,3% de la población (68,5 millones de personas) sufría desnutrición, mientras que dos décadas después el porcentaje se redujo a 6,1 (37 millones). Junto a vastas partes de Asia, se trata del mayor progreso del planeta. ONU resalta puntualmente los casos de los de Bolivia y Brasil.

El primero de esos países ha realizado un esfuerzo en los últimos años para reducir la inseguridad alimentaria a través de políticas que han permitido que el porcentaje de personas desnutridas descienda del 38% en 1990-92 al 19,5 % en 2012-14.

BRASIL Y BOLIVIA SON LOS DOS EJEMPLOS QUE RESALTA LA ONU EN AMÉRICA LATINA

“Bolivia ha desarrollado un entorno político que es propicio para los pueblos indígenas y las organizaciones de pequeños productores, por lo que es, junto con Ecuador, un caso excepcional en América del Sur”, señala el documento.

También subraya que estas políticas de seguridad permitieron reducir la desnutrición en 7,4 puntos porcentuales entre 2009-2011 y 2012-2014, mientras que la desnutrición crónica en niños menores de tres años también disminuyó al 18,5 % en 2012, respecto al 26,4 % de 2008.

Por su parte, Brasil ha logrado reducir en los últimos diez años a la mitad el porcentaje de su población que padece hambre, cumpliendo así con uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), fijados por Naciones Unidas para 2015.

Así, el documento señala que el programa Hambre Cero, de Brasil, hizo del hambre un problema fundamental incluido en la agenda política del país a partir de 2003.

LA TASA DE DESNUTRICIÓN EN BRASIL SE REDUJO DEL 10,7% A MENOS DEL 5 POR CIENTO

“Asegurar que todas las personas comieran tres veces al día -como dijo el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva en su discurso inaugural- se convirtió en un prioridad presidencial”, dice el informe.

De esta manera, en los períodos 2000-2002 y 2004-2006 la tasa de desnutrición en Brasil se redujo del 10,7% a menos del 5 por ciento.

Hambre Cero, dice la ONU, fue el primer paso para acabar con el hambre y, con los años, este enfoque ha cobrado impulso a través del fortalecimiento del marco jurídico para la seguridad alimentaria.

Tomado de Infobae

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *