Columna Libre: POR HUGO ESPINAL
¡Duele! Sin duda que duele, ser testigos del crecimiento de algunas naciones vecinas en muchos contextos, sobre todo, en el ámbito económico y que nuestra Honduras querida sea la trinchera de corruptos inconscientes que viven de la impunidad.

¡Si! duele ser testigo de las incontables riquezas naturales que expone nuestra Honduras, la gran variedad de especies endémicas, el talento puro del hondureño que incansable trabaja la tierra y que esto sea en vano porque los demagogos y disque políticos lo echen todo a perder.

Honduras, se ve encadenada a pesar de su gran ubicación geográfica, sus costas al norte tienen salidas al Mar caribe y en el sur al Mar Pacifico, como gran exponente el Golfo de Fonseca.

El mundo entero reconoce la capacidad turística de éste país centroamericano y es que Islas de la Bahía y Las Ruinas de Copán, por mencionar algunos, son destinos envidiables y afrodisiacos, del mismo modo, su hidrografía es conformada por importantes ríos como el Coco o Segovia, Patuca y el Choluteca.

No obstante, la realidad socioeconómica de Honduras es de las más deplorables, no sólo de la región, sino del mundo entero, pero, ¿por qué la actualidad dicta y contrasta enormes diferencias en cuanto a las enormes riquezas de éste país?.

Para reflexionar sobre la improductividad económica que amenaza a éste país, desde hace muchos años, es preciso mencionar que su riqueza y renta nacional o dicho en términos de economía, el Producto Interno Bruto (PIB) en los años 80 era de 2, 566 miles de millones de dólares, mientras que países como Guatemala y Costa Rica mantenían el PIB en 7,879 miles de millones de dólares y 4,831 miles de millones de dólares, según, las cifras del Banco Mundial.

Así mismo, según datos del 2013, es decir aproximadamente 30 años después de la fecha de las cifras expuestas y analizadas en el párrafo anterior; Honduras mantiene su PIB en 39.230 millones de dólares, mientras que Guatemala en 81.510 millones de dólares y finalmente Costa Rica alcanzó 61.430 millones de dólares de PIB. Vale mencionar que estas cifras fueron obtenidas del Almanaque Mundial 2015.

Los ejemplos anteriores demuestran la conclusión de que en Honduras algo está marchando mal.
De tal modo, la corrupción es un cáncer crónico que somete a estos países y al menos en Honduras la población paga muy caro su precio, el desempleo es tajante, el poder inquisitivo de los hondureños es súper bajo, consecuentemente, informes señalan que gran parte de los hijos de ésta tierra viven con tan sólo un dólar diario.

La clase política hondureña mantiene una estrecha relación con la empresa privada, conformando la oligarquía nacional, sus tentáculos, influyen de manera negativa en todo lo que pasa; claro está que son actores principales en la corrupción e impunidad que sacude al país. El apoyo de los medios de comunicación es significativo y sus resultado es la enajenación de la sociedad.

Es común escuchar en tertulias de ciudadanos criticar a gobiernos progresistas de América, logrando así el objetivo de los aparatos ideológicos del gobierno, que provocan que se vea hacía a fuera y noblo intrínseco de la problemática nacional.

Que en Cuba y Venezuela se comen a los niños, que sus sistemas e ideologías son improductivas, que lo otro y lo otro, pero, ¿por qué no cuestionamos lo que pasa en nuestro patio?
Con qué derecho se habría de criticar a Cuba si es un país rico en cultura, ciencia y educación, si le ha hecho frente a más de 30 años del salvaje bloqueo económico de parte de la nación más poderosa del mundo, es decir, Estados Unidos y aunque por décadas enteras el Palacio presidencial de Cuba fue ocupado por mítico Fidel Castro, la revolución no perdió fuerza aunque actualmente Raúl Castro es el primer mandatario.

Así mismo, en el Palacio de Miraflores hubo un cambio de inquilino, después de la muerte de Hugo Chávez fue Nicolás Maduro quien asumió el poder en Venezuela nación que actualmente posee un PIB de 407.400 millones de dólares en una actividad económica basada en la extracción de petróleo.

En fin, Honduras se ve limitada por las manos sucias de sus políticos, al grado en el que económicamente es un país sin inversión extranjera, por la corrupción que impera y peor aún sin medios de producción bien fundamentados, razón por la que muchos hondureños dependen de las remesas enviadas desde los Estados Unidos.

Las inmensas características que hacen de Honduras un país se ven apañadas y limitadas por aspectos negativos que estancan el crecimiento y desarrollo.
¿HASTA CUÁNDO?

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *