“Vengo con humildad ante la santísima madre María de Suyapa, para pedir tolerancia entre nosotros sus hijos, inclusión para que todos quepamos en esta Honduras de igualdad de oportunidades”, expresó hoy el designado presidencial Ricardo Álvarez, en la conmemoración de los 271 años del hallazgo de la Virgen de Suyapa.

Álvarez asistió a la celebración religiosa en la Basílica Menor de Suyapa, en la capital hondureña, en representación del presidente Juan Orlando Hernández, de quien dijo ser portavoz de un mensaje de unidad y hermandad.

La misa fue oficiada por los cardenales de Tegucigalpa y San Salvador, Oscar Andrés Rodríguez y Gregorio Rosa Chávez, respectivamente, este último como invitado especial de la Iglesia Católica hondureña.

“Pido por el presidente Hernández y su familia; doña Elvira (madre del mandatario hondureño), que está aquí con nosotros. Pido por sus responsabilidades en la conducción del Estado, pido por cada uno de ustedes, queridos hermanos hondureños; pido por la virgen santa y por la luz y la paz de nuestro amado pueblo”, manifestó el designado presidencial.

Agregó que “hoy hacemos de esta casa santa de la Virgen de Suyapa un lugar de encuentro, un lugar de reconciliación, un espacio de hermandad, pero, sobre todo, un lugar de fe y de esperanza”.

“Venir hoy a conmemorar la fiesta más sentida entre los hondureños creyentes”, prosiguió, “es para nosotros, como servidores de Honduras, un momento que nos permite volver a pedirle a la morenita de Suyapa su intercesión por nuestro pueblo”.

Álvarez elevó una plegaria “por nuestra gente maravillosa, noble, trabajadora, deseosa de salir adelante y esperanzada en el futuro”.

“Venimos a pedirle por cada uno de los cristianos creyentes que vinieron de lejos de nuestro país, que se arrodillaron frente a la virgen y que le pidieron por sus milagros, por sus peticiones, por su familia”, compartió.

“Pido a la virgencita de Suyapa por la gente de nuestros campos, para que la tierra dé el fruto deseado y sus cosechas rindan justamente; pido por todos los colores de las ideas más diversas que conforman un país de luz, pero, sobre todo, de paz”, concluyó Álvarez.

A la ceremonia religiosa, a la cual acudieron miles de hondureños peregrinos, procedentes de todo el país, también asistieron la madre del presidente Hernández, doña Elvira; el alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura; ministros del Gabinete de Gobierno, autoridades del Poder Legislativo, así como de la Corte Suprema de Justicia, entre otros.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *