octubre 22, 2020

 
• Ella “era el rostro samaritano de la Iglesia”, destaca el padre Ovidio Rodríguez
 
Tegucigalpa, 16 de octubre. Honduras está de duelo luego que una de sus hijas predilectas, Sor María Rosa, fundadora de la sociedad Amigos de los Niños, falleciera hoy viernes a eso de las 9:24 am.

 
Nacida en Puerto Cortés, un 21 de noviembre de 1926, Sor María Rosa, murió a la edad de 93 años de edad, tras luchar por su vida desde un tiempo. Hace un mes fue dada de alta de un hospital capitalino tras vencer el COVID-19.
 
Sin embargo, en los últimos días recayó en su casa de habitación, por lo que fue hospitalizada de nuevo- desde entonces el personal médico realizó denodados esfuerzos para salvarle la vida a la honorable religiosa, pero no puso ser. Su corazón se detuvo, llenando de consternación a todo un pueblo que hoy llora su partida.  
 
Toda su vida la dedicó a rescatar huérfanos de la calle al extremo que se calcula que contribuyó a la formación de unos 80,000 niños y jóvenes desprotegidos, que hoy son hombres y mujeres de bien que supieron aprovechar la oportunidad de superarse.

En  la década 1960 fundó la Sociedad Amigos de los Niños, un grupo de hogares para cuidar a los niños abandonados de Honduras. “Si cada uno de los que me critican recogiera a un niño de la calle yo no tendría necesidad de andar en esto”, dijo en cierta oportunidad  la religiosa, impulsora además de las Aldeas Infantiles SOS, aquí en el país.

Angel  
 
Precisamente, José Gómez, uno de los hijos adoptivos de la venerable hondureña, dijo que “hoy es un día triste ´para todos nosotros que convivimos con Sor Maria Rosa, quien al partir nos deja un gran legado de amor y servicio”.
 
“Ella siempre nos decía que la misión de todos nosotros es servir a los demás precisamente predicaba con el ejemplo, su inmenso corazón dio cabida a todos nosotros”, agregó.
 
“Ella fue un ángel para todos aquellos que las conocimos y nos demostró su amor al prójimo especialmente a los niños desamparados como yo que encontré en ella a una verdadera madre”, afirmó.
 
“En los momentos que yo tenía un problema, yo se los contaba y siempre me daba palabras de ánimo y cuando podía me los resolvía de inmediato”, admitió.
 
Rostro
 
Mientras tanto, el párroco de la Iglesia Divino Niño, padre Ovidio Rodríguez, consideró que Sor María Rosa “era el rostro samaritano de la iglesia, mostró la ternura de Dios al brindar la compasión a tantos niños huérfanos y abandonados a los que acogió en sus hogares”.
 
“Creo que de esa forma inició la transformación de Honduras, pues fueron más de un cuarto de millón de menores que recibieron cariño y bondad de las prodigiosas manos de ese ángel que hoy nos deja”, manifestó.

“Sor María quedará en nuestra memoria porque ya es parte de nuestra historia. Su nombre se va a perpetuar porque ella pasó por este mundo haciendo el bien, decidió hacer cambios y lo logró”, destacó el religioso.

Sor María Rosa será sepultada hoy mismo en horas de la tarde en Jardines de Paz Suyapa, luego de la eucaristía que celebrará bajo estrictas medidas de bioseguridad, el arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Rodríguez en la Basílica Mayor de Suyapa. Descanse en paz la “Madre Teresa de Honduras”,

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *