Según el analista Julio Navarro, lograr una reducción en el presupuesto 2017 es sacrificar la economía del país, porque el Estado no creará oportunidades para la población, pese a que el Gobierno asegura que habrá mejor forma de vida.

¨El proyecto de presupuesto general es un indicador de la visión de desarrollo que tiene el país o que tiene el gobierno para el próximo año, pero cuando uno ve que están congelando prácticamente el presupuesto de 2016 para el 2017, crea expectativas de que no va a haber mayor movilidad económica en nuestro país¨, expresó.

Eso afecta realmente el ingreso, afecta la distribución del ingreso y resolver parte de los problemas que nosotros tenemos, eso es un poco contradictorio porque el gobierno está diciendo que la economía va a crecer entre 3.3 y 3.4 %, en esa relación debería de haber un gasto mayor del Estado en invertir en infraestructura, en reducir un poco la pobreza a través de la generación del empleo y eso no es lo que se está proyectando¨.

¨Cuando los diputados nos dicen que se va a aprobar prácticamente el presupuesto 2016 no están diciendo que la economía del país va estar prácticamente estancada, que el Estado no va a tener la agresividad de inversiones y de crear oportunidades para la población¨, indicó.

Agregó que, ¨uno escucha al Gobierno decir a nivel internacional que Honduras va a tener las mejores carreteras, los mejores aeropuertos, los mejores puertos, pero con ese mensaje que está mandando el Congreso de restringir el gasto principalmente el que va a inversión y no el que va al pago de la deuda o el que va al pago de seguridad están mandando un mensaje muy pesimista a los inversionistas y a los que buscan contribuir de alguna manera al desarrollo del país¨.

¨Cancelaron la DEI porque la DEI no cumplía realmente sus funciones y la creación de la nueva institución era porque esta iba a ser una institución más eficiente en la recaudación de impuestos, pero el mensaje que están dando es que esas expectativas no se van a cumplir¨.

¨Si va a haber una expectativa de crecimiento en la economía es que va a haber un crecimiento en los ingresos del Estado, pero también reducir los gastos del Estado en aquellas empresas que han sido prácticamente privatizadas o puestas en fideicomiso¨, señaló.

¨Los diputados deberían de plantear un presupuesto que genere empleo en el país, que cree expectativas de desarrollo y que no sea el 2017 una fotocopia ampliada del 2016 de las condiciones difíciles que tiene la población¨, añadió.

¨Hay que recordar que tenemos una amenaza de los EEUU en cuanto a las deportaciones y a la reducción de las remesas, esos impactos que puedan darse pareciera que no están contemplados en el nuevo presupuesto,ante esas variables externas que nosotros no controlamos el presupuesto de 2017 debería de ser mas de emergencia¨, finalizó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *